domingo, 24 de junio de 2012

Pastel de mousse de calabacín y cebolla


Ahora que ya empezamos con las fiestas de verano, y queremos buscar platos fríos, no muy complicados, pero que sean originales y presentables.  Ayer noche, sin ir mas lejos, tuvimos lo que podríamos llamar la fiesta de salida de las que irán cayendo durante el verano,  que es la verbena de San Juan, que en Catalunya, Baleares y Alicante, entre otros lugares, se celebra mucho, con fiestas particulares o en la calle, con hogueras, petardos, cohetes y mucho ruido.  
Y desde luego con música, alegre, verbenera y que ayude a crear un buen ambiente, como por ejemplo ésta, de FUN: We are young

Para la que celebramos nosotros, en casa de unos amigos, cada uno llevaba algún plato, y claro está CAVA, mucho CAVA, que junto a las cocas típicas de Sant Joan, es la bebida de esta verbena.

Así que bien pertrechados por unas botellas de buen cava Brut Nature, bien sequito y muy frío, y una compañía muy agradable, la noche más corta del año, pasó rápido, quizá demasiado, pero mayores y pequeños lo pasamos estupendamente.

¿Y qué llevamos nosotros? Pues un pastel de calabacín y cebolla, que queda muy suave y realmente delicioso.  Vamos que os lo recomiendo, pues la combinación de sabores, triunfó.

Ingredientes (para 8 personas, si es primer plato, o 12 si es un plato más de degustación, entre otros


- 600 gr de calabacín
- 200 gr. de cebollas
- 6 huevos
- 1 bote de leche evaporada IDEAL
- aceite de oliva
- sal y pimienta negra
- salsa de pimientos asados



Encendemos el horno, para que se vaya calentando, a 200º.

Se pela un poco los calabacines y se limpian y se trocean todos en pequeños trozos.  Y se ponen a pochar con el aceite caliente, sin que se doren mucho, pero que queden bien hechos.


Se retiran a un escurridor, para que dejen ir todo el aceite.  En la misma sartén se pone a pochar la cebolla, cortada en pedazos regulares, hasta que quede casi dorada, pero bien hecha.  Y también se pone en el escurridor para que pierda todo el aceite.

Lo dejamos una hora, hasta que la verdura quede bien escurrida y haya soltado todo el aceite.



Se tritura con un tenedor todo lo anterior, para que quede algún trocito, pero bastante puré.

Y ya solo queda batir los 6 huevos, en un bol grande, añadirle el bote de leche evaporada, sal y bastante pimienta recién molida. Y el puré anterior.
Se mezcla bien y se pone en un molde tipo plum-cake, al que previamente se le ha embadurnado ligeramente de mantequilla, para que no se pegue.

Y se pone en el horno, cuya bandeja estará llena de agua, para que se vaya haciendo al baño maría.
Cuarenta minutos más tarde... ya lo tendremos perfecto!




Se desmolda con cuidado, y se deja enfriar.

Y para presentarlo, se puede dejar tal y como está, acompañado de lechuga o de rúcula, o lo podemos cubrir con una deliciosa salsa de pimientos rojos que podéis coger de aquí


 
Espero que os guste!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario! Te contestaré pronto.