martes, 30 de diciembre de 2008

canelones de San Esteban



En Cataluña, el día siguiente al de Navidad, se celebra San Esteban, y el plato típico son los canelones. Aunque últimamente se han ido introduciendo nuevas variantes de canelones más sofisticadas, los canelones tradicionales, son los que se hacen con lo sobrante del capón o pollo de payés del día anterior, así como todas las carnes del caldo de Navidad.

Desde luego, en cada casa hacen sus propias variantes, y yo misma nunca he puesto exactamente los mismos ingredientes, cambian según qué ha sobrado el día anterior, cuántos vienen a comer y qué he comprado. Una de las diferencias sustanciales de mis canelones es que no les pongo foie ni paté de pato o oca, porque tengo ese defecto: que no aprecio ni me gusta el sabor del hígado en todas sus variedades y por tanto, no lo utilizo en la cocina.

Ingredientes de los Canelones de San Esteban (de mi casa) (para 12 personas)

- 300gr. de carne de cerdo picada (yo utilizo una butifarra cruda)
- 800 gr. aprox, en una pieza de ternera para rustir (atada)
- un vaso de vino, de brandy o coñac (cuanto más bueno sea, mejor sabor...)
- restos del capón del día anterior (como 1/4 del capón) Si no tienes restos, 1/4 de un pollo grande.
- la carne sobrante que había en el caldo: un poco de pollo, de morcillo, de jamón, etc.
- 2 cebollas
- aceite
- setas o champiñones (yo utilicé unas setas que venden congeladas)
- 50 placas de canelones (las pre-hervidas se hacen más rápido y quedan igual de buenas)
- 1'25 litros de leche
- 4 cucharadas de harina
- 100 gr. poco de mantequilla
- 100 gr. de queso rallado

En una sartén o cazuela grande, se pone a sofreir la ternera salpimentada Cuando esté un poco tostada por todos los lados, se añade la cebolla. Cuando esté pochada y ya un poco tostada, se le añade la butifarra o carne de cerdo picada. Se hace todo junto, y unos 20 minutos más tarde, le añadimos el vaso de brandy, y unos minutos después, las setas. Se rehogan y se dejan haciendo todo junto unos 10 minutos más. Esto se puede hacer el día anterior.
Cuando ya está todo ésto, se le añade los restos de pollo, y los del caldo, sin huesos. Se calienta junto y se desata el redondo de ternera. Se parte a trocitos, y se tritura todo junto.

Se ha de obtener una consistencia que permita trabajar con ese trinchado, pero sin que quede seco del todo. Yo suelo añadirle un poco del caldo del día anterior, para conseguir que quede consistente pero con frescura y sin sequedad.

Aparte, habremos ido poniendo, una tras otra, todas las placas de los canelones en una olla con agua hirviendo, a la que habremos apartado del fuego, siguiendo las instrucciones que aparecen en el paquete. Una vez en su punto, ponemos las placas que quepan en un paño de cocina grande,
e iremos poniendo en el centro, una cantidad de la masa de carne y setas, que permita enrollar la placa con facilidad, quedando un canelón, ni demasiado gordo, ni demasiado delgado. E iremos rellenando las placas hasta que acabemos o bien las placas o bien el relleno.

Para la bechamel: En otra cazuela pondremos 2 cucharadas grandes y colmadas de mantequilla. la ponemos a fuego lento, con las 4 cucharadas de mantequilla. Lo removemos un poco, mientras se deshace la mantequilla y se le va añadiendo la leche, poco a poco, sin dejar de batir con las varillas, para que no se formen grumos (si se forman, se mete el minipimer y solucionado). Se añade nuez moscada. Cuando coja un poco de espesor se para.

En una fuente honda, pondremos mantequilla en el fondo, la pasearemos por toda la base, y encima iremos poniendo los canelones a medida que los vayamos haciendo. Cuando tengamos la fuente llena, cubriremos todos los canelones, con abundante bechamel. Y sobre esa capa, queso rallado: me gusta más emmental, pero puede ser de cualquier otro tipo.

Con todos los ingredientes descritos, para 12 personas, yo necesito 2 fuentes.

¡Bon appetit!

Lomo a la sal



He estado haciendo pruebas con la sal y he hecho el lomo a la sal, como otras veces ya he hecho, pero esta vez aprovechando el horno y la sal, para cocer a la vez unas patatas y unas cebollas, también bajo la sal.








Es bien sencillo:
Para 6 personas:

1 lomo de cerdo de un kilo
2 o 3 kilos de sal gorda
3 patatas
3 cebollas
un poco de agua

Se enciendo el horno a una temperatura de 200º.

En una bandeja de horno, previamente forrada con papel aluminio (para no tener que limpiar tanto), se pone un fondo de sal, fino, pero que cubra toda la superficie.

Encima se pone el lomo, a un lado, y las patatas y cebollas. Se cubre todo con suficiente sal, para formar una costra. Se salpica con agua, para hacer la capa un poco más compacta.

Se introduce todo en el horno y se tiene 40 minutos.

Una vez pasado ese tiempo, se saca del horno, y se abre la costra con cuidado. y se separa cada cosa.

El lomo se filetea, fino: Las patatas y cebollas, se presentan por la mitad. He calculado mitad por persona, pero si queréis hacer plato único, podéis poner más patatas.



Para presentarlo, podéis acompañar el lomo de una salsa de setas (hecha con setas pasadas por la sarten con un poco de aceite, a las que cuando ya están hechas, se les añade un chorrito de nata de cocinar), y las patatas abiertas, con un poco de mantequilla encima y perejil fresco espolvoreado y la media cebolla. ¡qué aproveche!
















domingo, 23 de noviembre de 2008

Canelones Elena



Hola,

Aquí va mi contribución al HEMC27. Como el tema de este mes eran los canelones, he estado mirando varias recetas donde pudiera utilizar unos ingredientes suaves, que gustaran a todos. Así que me he decidido por unos canelones de pollo y champiñones, aderezados de muuucha cebolla, como nos gusta en casa. Y ya que me he puesto en la tarea, he hecho doble ración, congelando la mitad para otro día.


CANELONES ELENA (con pollo, cebolla y champiñones)

Ingredientes: (para 40 canelones)
  • 3/4 kg. de cebollas
  • 500 gr. de champiñones
  • 4 pechugas de pollo
  • un decilitro de cava
  • aceite de oliva
  • caldo de pollo
  • pasta de canelones
  • bechamel ligera (mantequilla, aceite, harina y leche)
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

En una sarten grande, se dora la cebolla picada, en aceite. Cuando esté trasparente y un poco ya dorada, se aparta. En la misma sarten, se saltean los champiñones previamente salados hasta que estén tiernos y hechos. Se apartan. En la sarten, se frien las 4 pechugas, troceadas, hasta que estén hechas y doraditas, sin que se resequen. Se les añade un poco de cava, para darles más sabor. se salpimentan.

Una vez hecho el pollo, se añade a la sarten la cebolla y los champiñones, y se añade un poco de caldo pe pollo. Se tritura todo hasta obtener la consistencia necesaria para rellenar los canelones.

En una olla con agua hirviendo, se prepara la pasta de los canelones, siguiendo las instrucciones de la caja. Una vez al dente la pasta, se pasa a una olla de agua fria. Y se escurren.

Se extienden en un trapo limpio, y en medio de cada canelón se pone la masa. Se enrollan uno a uno.

Se hace una bechamel ligera, añadiéndole un poco de nuez moscada (no demasiado para no cambiar el gusto a los canelones, que han de quedar suaves y con todos los sabores que se noten pero que ninguno destaque en demasía)

En la fuenta apropiada, se pone una ligera capa de bechamel, encima se ponen todos los canelones, y se cubren con el resto de la bechamel.

Se añade queso rallado por encima, y se mete en el horno unos 20 minutos, con el grill los últimos 10 minutos para que se dore por encima.

¡Qué aproveche!

domingo, 16 de noviembre de 2008

tarta de chocolate y nueces









Esta receta la hemos hecho para celebrar el cumple de la mayor, y ha tenido mucho éxito. La pequeña me ha ayudado, mezclando la masa y poniendo las nueces en su sitio.




¡¡Estaba muy esponjoso y delicioso!!





Ingredientes

  • 4 huevos
  • 200 gr. de azucar
  • 200 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de harina tamizada
  • 1 sobre de levadura
  • 100 gr. de nueces trituradas
  • 125 gr. de chocolate de cobertura
  • azucar polvo
  • unas cuantas nueces enteras para decorar


Sacar la mantequilla de la nevera al menos una hora antes para que se vaya ablandando.

En un recipiente grande, poner los 4 huevos, añadir la mantequilla y batirlo con la batidora eléctrica unos 5 minutos. Cuando la masa quede ligada y suba un poco, añadir la harina tamizada, junto a la levadura. Seguir batiendo un rato más.

Añadir la mantequilla, y seguir batiendo hasta que quede una textura lisa y brillante.

En un cazo, calentar al baño maría, el chocolate troceado. Una vez deshecho, añadir a la masa anterior. Mezclar con una espátula con cuidado.

En el horno, previamente calentado, meter la masa en un molde engrasado y enharinado, durante unos 25 minutos a 180 grados.

Una vez hecho, sacarlo del molde, dejarlo enfriar y acabarlo con azucar en polvo por encima, y unas nueces.

Depende de lo que se celebre, se puede poner encima chuches, plumas, más chocolate deshecho...








mermelada de frambuesa


Soy un poco lenta en bajar las fotos de la cámara, pero hoy por fin me he puesto al día...

Aquí está la foto de la mermelada que hice ya hace meses!!

martes, 9 de septiembre de 2008

mermelada de frambuesa

Hola,
Este verano hemos estado pasando unos días en el Pirineo y una tarde aprovechamos a recoger frambuesas en una zona escondida de la vall de Boí, que no diré dónde está....

He estado ojeando varias recetas de mermeladas, pero la que acabé haciendo, como casi siempre, ha sido mi propia versión, con menos azucar:

1/2 kilo de frambuesas
300 gr. de de azucar
1 poco de zumo de limon

Lo dejé cociendo una hora y media, a fuego medio primero y más lento después.
Una vez coge la textura, se pasa por un colador, para dejar la mermelada más fina, sin tanta pepita. Y a degustarla.

Desde entonces la hemos utilizado tanto para desayunos tradicionales, como para acompañar un bizcocho de chocolate, un solomillo de cerdo ibérico... Tiene muchas aplicaciones y siempre queda buenísima.

sábado, 30 de agosto de 2008

Esta noche: sardinada

Esta noche hemos decidido perfumar al barrio, haciendo sardinas en la barbacoa. En la pescadería tenían de un tamaño más bien grande, y con buena pinta, y hemos comprado un kilo y medio.

Luego hemos invitado a unos amigos para que vinieran a tomarlas con nosotros, pero como no han podido, y aquí no se tira nada, la mitad de las sardinas las voy a hacer en escabeche y así ya tendré la cena solucionada alguna noche de la semana. Junto a una ensalada ya tendremos una cena estupenda.

Os paso la receta del escabeche de sardinas, que después de mucho buscar es la que más me ha gustado, haciendo un mix de varias:

3/4 kilo de sardinas medianas
1 cabeza de ajos
2 vasos de vinagre (yo le he puesto el de jerez, que creo que le va mejor)
3 hojas de laurel
1 rama de tomillo
1 cucharada de pimentón
3 o 4 ramitas de perejil
un poco de sal
un poco de harina
aceite para freír las sardinas

Se limpian bien las sardinas, se les deja sin escamas, ni cabeza ni vísceras. Se fríen enharinadas y saladas en aceite bien caliente.
Una vez fritas, se apartan a una fuente de barro.
En el mismo aceite de las sardinas, se fríen los ajos fileteados. Cuando están un poco dorados, se deja que baje el fuego y no esté muy caliente el aceite y se añade el pimentón, el tomillo, el laurel y el perejil. Se da unas vueltas a todo esto y se añade el vinagre. se deja calentar a fuego lento durante unos minutos y se tira por encima de las sardinas hasta cubrirlas.
Se guarda en la nevera unos días. Es recomendable que se tome al menos 1 día después, para que las sardinas hayan cogido todo el gusto del adobo.
¡Qué aproveche!

jueves, 28 de agosto de 2008

Viaje a la Toscana

ESTE VERANO…. TOSCANA !!!!!
Por fin… este agosto hemos podido hacer realidad uno de nuestros viajes soñados: la TOSCANA.
Un buen destino para familias numerosas y además, con perro. Lo primero que hicimos fue buscar unos buenos amigos, con hijos de las mismas edades, con lo que ya teníamos ganada una parte de tranquilidad en cuanto a preguntas tipo: ¿otro museo? ¿Cuándo llegamos?, etc. Ya que cada uno tenía a su amigo/a al alcance y se entretenían también entre ellos. Os lo recomiendo a quienes viajéis con niños. Y lo segundo fue encontrar una buena casa, con jardín, que fuera lo suficientemente grande como para albergar a todos, y además admitieran a nuestro perro. Y tuvimos suerte. Gracias a Interhome (que a nosotros siempre nos ha resultado) la encontramos en una aldea encantadora y tranquila, en la ladera de una montaña a pocos km. de Florencia. Por tanto, desde este punto, hemos ido haciendo excursiones a Florencia, Siena, San Gimignano, Arezzo, Pienza, Montalcino, Montepulciano, Pisa, Lucca, etc. Vamos, que hemos aprovechado mucho la semana.
Os adjunto algunas fotos para quien no haya estado se anime: Aparte de las ciudades, hemos probado la buena gastronomía (no sólo pasta) y sus buenos caldos (mmmm!! El brunello, el chianti clásico, el rosso de montalcino y el de montepulciano), por no hablar del delicioso queso piccorino, envejecido con hierbas, con pimienta, con…

Vista de la torre de PISA, con algún extranjero posando en mi foto…


Una ciudad que no aparecía demasiado en las guías pero que nos gustó mucho fue Arezzo, con sus bonitas calles, su catedral y la plaza con los blasones:


Y esta magnífica iglesia, cuya torre recordaba un poco a la de Sant Climent de Taüll (en la vall de Boi, Lleida):


Y claro está fuimos a visitar Florencia (Firenze) que requirió dos días y nos quedamos sin ver muchas cosas interesantes, que tendremos que dejar para otra escapada… Vale la pena ir un día y hacerse la idea de lo que es Firenze, ver todos sus magníficos edificios, civiles y religiosos, por fuera, callejear por sus pequeñas calles, por sus plazas, tanto las grandes, como las recoletas, por su mercado, donde puedes hacerte una idea de ellos, por lo que comen y beben, aparte de poder comprar productos típicos (… para turistas…) , por sus puentes sobre el río; y luego, volver otro día ya a profundizar en algunas de las galerías, catedrales y museos que más interesen. En todos ellos saldremos con la boca abierta de la gran cantidad de obras de arte por metro cuadrado que se pueden ver y que nos hará recordar a nuestros profes de arte del cole.
Una pequeña muestra del Duomo (la catedral) de Florencia.





Y abajo, la fachada del palacio Vecchio, también en Florencia.



Y una plaza con mucho encanto es la de la iglesia de la Santa Crocce, a cuyo pie hay un restaurante que si bien no es típico italiano (hasta hay una paella, que no probamos) tiene un encanto espacial, tanto la terraza de fuera, como la interior o cualquiera de los salones adornados con velas y un ambiente mediterráneo muy original. Y no es especialmente caro. Se llama Finisterre.
Fuimos a cenar, y al ser verano, elegimos la terraza que da a esta iglesia y el anochecer con esta fachada cambiando del blanco al rosa, fue espectacular, aparte que como hay una gran plaza delante, sin coches, los niños pueden correr y jugar a sus anchas, y los padres pudimos hasta tomar nuestro ristretto tranquilamente haciendo sobremesa.





Y desde luego vale la pena dar un paseo por Florencia de noche ya que se ven unas imágenes como ésta (y muchas más que valen la pena):

Otro día lo dedicamos a Siena, y por la tarde, para aprovechar los kilómetros recorridos y no volver otro día, acabamos en San Gimignano. Ambas localidades son de lo mejor para visitar en la Toscana. Son majestuosas, y preciosas. Tanto el Duomo de Siena y la famosa plaza donde celebran el Palio (que no tuvimos la suerte de ver, ya que la carrera de caballos no la hacían hasta el fin de semana siguiente), como un recorrido por todas las calles de ésta y también de San Gimignano, con sus especiales “rascacielos” de los que quedan pocos pero aún así impacta su historia.
Ahí van algunas de las fotos tomadas en ambas ciudades:
Un magnífico fresco de la catedral de Siena, que vale la pena pagar los 3€ de la visita.




La fachada de la catedral (Duomo) de Siena:





Y una de las plazas de San Gimignano, con la iglesia que da paso a otra bonita plaza enclaustrada que merece la pena ver.

Plaza donde se pueden apreciar algunos de las torres de San Gimignano:


Otro de los pueblos interesantes para visitar que bien merece al menos ½ día es Montalcino, con su castillo, sus calles, sus enotecas y también sus bodegas, donde elaboran el famoso “Brunello de Montalcino” o el también correcto “Rosso de Montalcino” con la uva Sangiovesse (perdonadme si añado alguna “s” o me como alguna de menos):
Esta foto es de la población de Montalcino, tomada desde la puerta del castillo (recomiendo un piscolabis allí, tomando una copita de vino, para ir entrando en materia)





En Montalcino estuvimos comiendo en un restaurante muy agradable y con materia prima de calidad, y a precios correctos. Es IL GRIFO. Está en una de las callejuelas y hacen platos típicos italianos pero no sólo para turistas… Había varias familias italianas comiendo allí, lo que siempre da más confianza. Recomiendo la pizza de ruccola y parmesano, o el rissoto. Estaban buenísimo.
Y ese mismo día, por la tarde aprovechamos para visitar Pienza, que vale la pena por sus calles, sus plazas, y sobre todo, por la vista tan magnífica del típico entorno Toscano, con los campos, los olivos, los cipreses, y las casas de piedra. Pero de camino entre uno y otro, recomiendo el pararos a visitar esta preciosa iglesia que se llama Sant Antimo, que es especial en su ubicación, en su sencillez y en la paz que transmite. Un buen sitio para “sentir” a Dios.



Vamos,  que a todos los que leáis estas líneas y podáis hacer una escapada a la Toscana, os lo recomiendo muy mucho.
¡Ojalá aprendiéramos de su visión colectiva, no tan individualista, y de su continuo trabajo en pos de preservar unas ciudades, unos pueblos y un entorno precioso, limpio y cuidado!


sábado, 12 de julio de 2008

receta de sopa de pepino fria















Umm, esta mañana he probado un nuevo plato que me ha parecido delicioso y refrescante. Ah! y además: Bajo en calorías!


Crema de pepino

Para 6 personas

- 1 kg de pepinos, frescos y tersos, a los que se ha de pelar bien y despepitar
- un chorreon importante de aceite de oliva
- un poco de sal
- medio vaso de agua
- 6 u 8 cubitos de hielo
- un poco de zumo de limon
- menta fresca: unas 15 o 20 hojas





Se tritura todo bien, y se sirve a continuación.


Fácil, eh??
Y Barato!
y sabroso!!

¡qué aproveche!