jueves, 28 de agosto de 2008

Viaje a la Toscana

ESTE VERANO…. TOSCANA !!!!!
Por fin… este agosto hemos podido hacer realidad uno de nuestros viajes soñados: la TOSCANA.
Un buen destino para familias numerosas y además, con perro. Lo primero que hicimos fue buscar unos buenos amigos, con hijos de las mismas edades, con lo que ya teníamos ganada una parte de tranquilidad en cuanto a preguntas tipo: ¿otro museo? ¿Cuándo llegamos?, etc. Ya que cada uno tenía a su amigo/a al alcance y se entretenían también entre ellos. Os lo recomiendo a quienes viajéis con niños. Y lo segundo fue encontrar una buena casa, con jardín, que fuera lo suficientemente grande como para albergar a todos, y además admitieran a nuestro perro. Y tuvimos suerte. Gracias a Interhome (que a nosotros siempre nos ha resultado) la encontramos en una aldea encantadora y tranquila, en la ladera de una montaña a pocos km. de Florencia. Por tanto, desde este punto, hemos ido haciendo excursiones a Florencia, Siena, San Gimignano, Arezzo, Pienza, Montalcino, Montepulciano, Pisa, Lucca, etc. Vamos, que hemos aprovechado mucho la semana.
Os adjunto algunas fotos para quien no haya estado se anime: Aparte de las ciudades, hemos probado la buena gastronomía (no sólo pasta) y sus buenos caldos (mmmm!! El brunello, el chianti clásico, el rosso de montalcino y el de montepulciano), por no hablar del delicioso queso piccorino, envejecido con hierbas, con pimienta, con…

Vista de la torre de PISA, con algún extranjero posando en mi foto…


Una ciudad que no aparecía demasiado en las guías pero que nos gustó mucho fue Arezzo, con sus bonitas calles, su catedral y la plaza con los blasones:


Y esta magnífica iglesia, cuya torre recordaba un poco a la de Sant Climent de Taüll (en la vall de Boi, Lleida):


Y claro está fuimos a visitar Florencia (Firenze) que requirió dos días y nos quedamos sin ver muchas cosas interesantes, que tendremos que dejar para otra escapada… Vale la pena ir un día y hacerse la idea de lo que es Firenze, ver todos sus magníficos edificios, civiles y religiosos, por fuera, callejear por sus pequeñas calles, por sus plazas, tanto las grandes, como las recoletas, por su mercado, donde puedes hacerte una idea de ellos, por lo que comen y beben, aparte de poder comprar productos típicos (… para turistas…) , por sus puentes sobre el río; y luego, volver otro día ya a profundizar en algunas de las galerías, catedrales y museos que más interesen. En todos ellos saldremos con la boca abierta de la gran cantidad de obras de arte por metro cuadrado que se pueden ver y que nos hará recordar a nuestros profes de arte del cole.
Una pequeña muestra del Duomo (la catedral) de Florencia.





Y abajo, la fachada del palacio Vecchio, también en Florencia.



Y una plaza con mucho encanto es la de la iglesia de la Santa Crocce, a cuyo pie hay un restaurante que si bien no es típico italiano (hasta hay una paella, que no probamos) tiene un encanto espacial, tanto la terraza de fuera, como la interior o cualquiera de los salones adornados con velas y un ambiente mediterráneo muy original. Y no es especialmente caro. Se llama Finisterre.
Fuimos a cenar, y al ser verano, elegimos la terraza que da a esta iglesia y el anochecer con esta fachada cambiando del blanco al rosa, fue espectacular, aparte que como hay una gran plaza delante, sin coches, los niños pueden correr y jugar a sus anchas, y los padres pudimos hasta tomar nuestro ristretto tranquilamente haciendo sobremesa.





Y desde luego vale la pena dar un paseo por Florencia de noche ya que se ven unas imágenes como ésta (y muchas más que valen la pena):

Otro día lo dedicamos a Siena, y por la tarde, para aprovechar los kilómetros recorridos y no volver otro día, acabamos en San Gimignano. Ambas localidades son de lo mejor para visitar en la Toscana. Son majestuosas, y preciosas. Tanto el Duomo de Siena y la famosa plaza donde celebran el Palio (que no tuvimos la suerte de ver, ya que la carrera de caballos no la hacían hasta el fin de semana siguiente), como un recorrido por todas las calles de ésta y también de San Gimignano, con sus especiales “rascacielos” de los que quedan pocos pero aún así impacta su historia.
Ahí van algunas de las fotos tomadas en ambas ciudades:
Un magnífico fresco de la catedral de Siena, que vale la pena pagar los 3€ de la visita.




La fachada de la catedral (Duomo) de Siena:





Y una de las plazas de San Gimignano, con la iglesia que da paso a otra bonita plaza enclaustrada que merece la pena ver.

Plaza donde se pueden apreciar algunos de las torres de San Gimignano:


Otro de los pueblos interesantes para visitar que bien merece al menos ½ día es Montalcino, con su castillo, sus calles, sus enotecas y también sus bodegas, donde elaboran el famoso “Brunello de Montalcino” o el también correcto “Rosso de Montalcino” con la uva Sangiovesse (perdonadme si añado alguna “s” o me como alguna de menos):
Esta foto es de la población de Montalcino, tomada desde la puerta del castillo (recomiendo un piscolabis allí, tomando una copita de vino, para ir entrando en materia)





En Montalcino estuvimos comiendo en un restaurante muy agradable y con materia prima de calidad, y a precios correctos. Es IL GRIFO. Está en una de las callejuelas y hacen platos típicos italianos pero no sólo para turistas… Había varias familias italianas comiendo allí, lo que siempre da más confianza. Recomiendo la pizza de ruccola y parmesano, o el rissoto. Estaban buenísimo.
Y ese mismo día, por la tarde aprovechamos para visitar Pienza, que vale la pena por sus calles, sus plazas, y sobre todo, por la vista tan magnífica del típico entorno Toscano, con los campos, los olivos, los cipreses, y las casas de piedra. Pero de camino entre uno y otro, recomiendo el pararos a visitar esta preciosa iglesia que se llama Sant Antimo, que es especial en su ubicación, en su sencillez y en la paz que transmite. Un buen sitio para “sentir” a Dios.



Vamos,  que a todos los que leáis estas líneas y podáis hacer una escapada a la Toscana, os lo recomiendo muy mucho.
¡Ojalá aprendiéramos de su visión colectiva, no tan individualista, y de su continuo trabajo en pos de preservar unas ciudades, unos pueblos y un entorno precioso, limpio y cuidado!


1 comentario:

  1. Cuando visitavais cosas el perro lo dejavais en la casa rural? Estaremos en una este agosto pero tenemos dudas de si podremos entrar en los monumentos con el o mejor dejarlo en el apartament? Gracias

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario! Te contestaré pronto.