domingo, 7 de febrero de 2016

Mejillones a la vinagreta


Hola!  Por aquí de nuevo para traeros uno de esos platos frescos, fáciles y baratos pero que tiene un gran sabor y del que una vez comido piensas...¿Por qué no lo hago más a menudo?
Es perfecto para el buen tiempo, pero también para cualquier época, puesto que los mejillones ahora ya es un producto de todo el año debido a los viveros que los elaboran en muchas zonas de España, especialmente Galicia y el Delta del Ebro, que son los que suelen llegar a mi pescadería.
Los de Francia, Bélgica y Holanda se consumen más en el norte de Europa, especialmente en Bélgica, donde son plato nacional.

Pero yo diría que, quizá con subjetividad, que los nuestros son más sabrosos! ;-)


Se elaboran muy facilmente:  Para 5 personas:

1 kg. de mejillones de roca bien frescos
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
1 tomate carnoso
1 cebolla pequeña, o si es la temporada: mejor una cebolla tierna
100 ml. aceite de oliva virgen extra
20 ml de buen vinagre: de vino, jerez o cava (para este plato prefiero que no sea de Módena)
sal y pimienta recién molida

Se empieza limpiando bien los mejillones, sacándoles el biso o filamento que lleva adherido, de un tirón. Y la concha raspando un poco con un cuchillo. Una vez limpios, se ponen en una cazuela al fuego medio, con un poco de sal, una hoja de laurel y nada de agua, pues ya dejan ir su propia agua interior.
En 5-6  minutos ya se habrán abierto. Se apaga el fuego y se cuela el líquido (aconsejo congelarlo para aprovecharlo para platos de arroces de marisco) y se van separando de uno a uno, sacándole la concha superior y dejando en una bandeja sólo la concha que lleva el mejillón.
Por otro lado, limpiaremos las hortalizas, pelaremos el tomate,  la cebolla, si es de las secas, y lo cortaremos todo a trocitos bien pequeños.
En un bol, pondremos el aceite, el vinagre y una cucharadita de café de sal, lo batiremos y le añadiremos los pimientos, tomate y cebolla.
Y lo repartiremos por encima de los mejillones.


Si hace falta se rectifica de aceite, vinagre y sal y luego se le echa un poco de pimienta recién molida.
Nada más!  En 20 minutos en total tienes un plato fácil, saludable, económico y muy sabroso.
¿Qué más quieres?

Ah! Claro! acompañarlo con algún buen vino o cava!  Nosotros en este caso lo hemos maridado con un estupendo vino blanco del Priorat. Es una garnacha blanca muy bien elaborada por la bodega Viticultors del Priorat. Su nombre es Morlanda. Si lo probáis os sorprenderá. Es un blanco especial y para mi uno de los mejores que he disfrutado.  

Espero que os guste!



2 comentarios:

  1. Mira...hace mucho que no los preparo pero en casa nos gustan mucho mucho.
    Te quedaron muy ricos.Bssss

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que este plato recuerda mucho al verano, pero los mejillones están tan ricos que a mi no me importa si es invierno, total dentro de casa no hace frío.
    Seguro que con ese vino están aún más ricos, eso y una buena compañía.
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario! Te contestaré pronto.