sábado, 28 de enero de 2012

Mermelada de Kumquats

Tengo una buena amiga que tiene, más que un arbusto, un árbol, de Kumquats , que le da una gran cosecha de estos pequeños frutos, que tanto me gustan.
Y como lo sabe, cada poco, me trae un cargamento de ellos y aparte de cómérmelos enteritos, esta vez he hecho confitura con ellos, ya que tenía tantos que sí no se me iban a estropear.

Y así podré seguir disfrutando de ellos en otras épocas del año, con el desayuno o acompañando carnes.

kumquats
Para los que no sepáis aún de que fruta estoy hablando os pongo estas dos fotos.


Son como una pequeña naranja (de la china) y con un sabor entre dulce y ácído, y un poco amargo. Vamos, que hay que probarlos.







 Están  buenos tal cual, yo me los como como si fueran uvas, a las que después sacas las pepitas.



Kumquats en su punto


Ingredientes para la mermelada de Kumquats (para dos botes medianos)

. 1/2 kilo de kumquats
- 150 gr. de azúcar moreno
- 150 gr. de azúcar blanco
- 30 gr. de azúcar avainillado
- 1 vaso grande de agua
- 2 botes limpios y esterilizados (hervidos en abundante agua una media hora)


Se van partiendo los kumquats en finas rodajas.


Truco importante: como no queremos las pepitas, al empezar a cortar por un lado, apretamos mientras cortamos para que vaya saliendo solas, junto al jugo, y retiramos las semillas.





En una pequeña cacerola, vamos poniendo las rodajas de kumquats junto con el jugo. Así hasta que tengamos todos los frutos fileteados y su jugo en la cazuela.

Le añadimos los azúcares, le damos vueltas, y le ponemos el vaso de agua. Lo removemos bien, y retiramos las pepitas que hayan podido quedar, que flotan por encima.

Y lo ponemos a fuego medio durante diez minutos. Cuando haya cogido el punto de hervor, lo bajamos para que vaya haciéndose poco a poco, durante únas dos horas.

Tiene que acabarse cuando vemos que el líquido va cogiendo un poco de consistencia (almíbar) y la fruta ha quedado tierna y dehacíendose.

Se aparta y de deja que se vaya templando.



Luego se mete en los botes, se cierra bien, que sean de tapa hermética (es decir de aquellos que no han sido abiertos con ayuda de un cubierto para que entre el aire...).
Y se meten en una olla grande llena de agua hirviendo, al baño maría, durante una media hora para que se puedan luego guardar hasta dos o tres meses, sin que se estropee la confitura.

Y a disfrutarla!!  Con tostaditas y mantequilla; acompañando carnes como solomillos a la plancha, etc.








2 comentarios:

Gracias por dejar tu comentario! Te contestaré pronto.