domingo, 13 de enero de 2013

Roscón de Reyes / Tortell de reis

Creo que debo ser la última de la bolgosfera en colgar su roscón de reyes, pero... es lo que hay.  El tiempo..., que corre más de la cuenta y no lo encuentro para dedicarme al blog.


Pero, sí, este año por fin he hecho el roscón, bueno, más bien los roscones pues dio para dos.

Estuve buscando las mejores recetas por todos vuestros blogs y finalmente cogí ideas de Reme, del blog Alsurdelsur, Teresa, de Casa Tere y sobre todo, de la eficaz Su, de webos fritos.
Gracias a todas ellas por "prestarme" su ayuda, y especialmente a Su, de quien cogí fielmente los ingredientes y cantidades. Al final la decoración ha cambiado un poco de los suyos pero la base es de la receta de Webos Fritos, al que os aconsejo visitar, tanto para el Roscón como para las innumerables recetas interesantes que tiene.


Ingredientes
 Para la masa madre:

  • 70 gr. leche entera
  • 10 gr. de levadura fresca de panadería (de venta en casi todos los supers)
  • 1 cucharada pequeña de azúcar
  • 130 gr. de harina de fuerza
Para la masa del roscón:
  • 60 gr. de leche entera
  • 15 gr. de levadura fresca 
  • 70 gr. de mantequilla en pomada (sacada de la nevera y si hace falta con un golpe de microondas)
  • 2 huevos medianos
  • 1 pellizco de sal
  • 450 gr. de harina de fuerza
  • 25 gr. de agua de azahar (si lo encontráis) (yo no y le puse la misma cantidad de zumo de naranja y un chupito de licor de higos que tenía en la bodega) Podéis utilizar también anís, si os gusta su aroma o algún licor de naranja.
  • 120 gr. de azucar glas
  • 1 piel rallada de un limón (solo la parte amarilla, sin nada de lo blanco, ya que amarga=
  • 1 piel rallada de una naranja (idem anterior, solo rallar la parte externa, la naranja)
Para decorar el roscón:
  • 1 huevo batido para pintar 
  • azucar blanco normal, humedecido con agua
  • fruta confitada, almendras laminadas, etc.  La mayoría de roscones llevan naranja confitada y guindas. En mi caso, como no tenía naranja le puse trocitos de papaya confitada, guindas y almendras laminadas. Pero está abierto a lo que os guste o tengáis por vuestra cocina.
Y manos a la obra!!

Los que tengáis thermomix, os ayudará a amasar y a tener en ella los tiempos de leva, los que no la tengáis, como yo, pues... nunca mejor dicho...manos a la masa!

Para la masa madre: 
 Templar la leche y deshacer la levadura en ella. Meclar con el resto de los ingredientes de la masa madre y formar una bola compacta.
 
En un bol con agua caliente, pero que no queme, meted la bola de la masa madre. En cuanto flote, querrá decir que ya estará lista para meclar con el resto (aprox. unos 10 min.)


Para la masa del roscón:

  1. Mezclar la levadura desmenuzada con la leche templada, para que fermente.
  2. en un bol grande, tamizar la harina de fuerza con un colador.
  3. Añadir los huevos, el azucar glass con las pieles del limón y la naranja, la mantequilla en pomada, el pellico de sal y la leche templada que habíamos mezclado con la levadura. Y todo ello con la masa madre. 
  1. Amasar, a máquina o a mano, con fuerza y sin parar unos 10 minutos. Sobre todo mirad que la masa madre quede bien integrada en el resto de la otra masa, para que no queden grumos de la primera sin mezclar.
  2. Poner la masa sobe una tabla o tapiz de trabajo, previamente aceitado y con las manos también aceitadas ir amasando un buen rato,
  3. Cuando la masa no se pegue y quede elástica, hacer de ella una bola compacta y dejar en un bol grande, pues crecerá, tapada con un trapo limpio de cocina.  Dejar unas 5 horas a temperatura ambiente, pero que esté caldeada (que la cocina esté bien atemperada, pues así crece mejor).
  4. Una vez haya doblado su volumen podéis o bien seguir adelante con el roscón, para acabarlo, o bien, como hice yo, ya que se me hizo tarde, lo metí en la nevera cubierto por papel film de plástico, hasta la mañana siguiente. Eso sí, que sea cuando ya haya doblado el volumen y dejarlo bien tapado, y en la nevera, para que no siga el proceso de fermentación.  Yo la primera parte la hice después de comer la tarde de la cabalgata, y por la noche, después de las 5 horas lo metí en la nevera, así, la mañana de Reyes, en dos horitas tuve hecho el Roscón y nos lo tomamos bien hecho, fresco y muy. muy tierno.
  5. Volviendo al roscon:  si lo estáis haciendo todo seguido, pues cogéis la masa crecida, y la dividís en dos, puesto que da para dos buenos roscones. Si lo habéis dejado en la nevera el día anterior, lo sacáis y lo dejáis a temperatura ambiente (caldeado) al menos una hora.  Y luego segúis con la masa: y la dividís en dos.
  6. Las dos bolas divididas las dejáis descansar unos 5 o 10 minutos.
  7. Cogéis cada bola, y metiendo los dedos en el centro vais agrandando el agujero hasta que tome forma de roscón. Cuando estén ambos roscones formados, se pone cada uno sobre papel de hornear en una bandeja del horno (por separado)
  8. Y ahora hay dos caminos a seguir: o bien dejáis los roscones a temperatura ambiente caldeada unas 2 horas, hasta que vuelvan a doblar su volumen, o bien, para acelerar el proceso y tenerlos en una hora, se pueden poner en el horno (como una cámara de fermentación) que previamente habremos puesto a unos 30º grados, y que antes de poner los dos roscones en sus bandejas dentro, lo apagaremos)  Por tanto; si queremos utilizar la opcíon horno, sobre todo, no poner más fuerte de la cuenta, pues no fermentará si no que se cocerá y quedará mal. Solo se trata de mantener la cámara un poco más caliente que una habitación normal)  Sobre todo acordaos de apagar el horno antes de poner los roscones!!!)
  9. Una ve hayan doblado su tamaño, se pintan con mucho cuidado con huevo batido (sin pinchar el roscón, y adornar con todos los ingredientes que queráis ponerle:  naranja, almendras, o guindas o la fruta escarchada que queráis y sobre todo ello, el azúcar humedecido, que queda como a grumos y que repartís por encima del roscón irregularmente.
 En el medio, le he puesto un molde, de los que pueden ir al horno, para que no se cierre el agujero central.

   10. Precalentar el horno a 200ª (calor arriba y abajo) y cuando ya esté a la temperatura metéis primero uno,  horneáis 10 minutos, miráis si se está tostando demasiado por encima (si es así lo tapáis con una hoja de papel aluminio), bajáis el horno a 180 y en unos 5 u 8 minutos más ya estará (en total son unos 15-18 min. de horno) 

   11. Lo dejáis reposar sobre una rejilla y repetís el horneado con el segundo.
   12. Y en cuanto está templado o frío, ya lo podéis comer: tal cual, o relleno de lo que os guste. En mi caso hice uno tal cual y el otro lo corté por en medio y lo rellené de nata.

La verdad es que quedó buenísimo y fue un éxito. Especialmente contenta pues era la primera vez, pero desde luego, no será la última.












Una aproximación a las almendras laminadas, con el aúcar por encima...





Y aquí el que rellené de nata: Buenísimo!!



A ver si lo probáis hacer!! Os lo recomiendo.

martes, 1 de enero de 2013

FELIZ 2013!!! y tortillitas de camarones... (tapa gaditana)

Feliz año 2013!!!
Pues sí, aunque sea un 13, el año en el que ahora entramos, después de todos los años que llevamos ya a cuestas con las crisis, sí en plural, LAS CRISIS, (pues estoy convencida de que no hay una sóla, si no una cadena de ellas: inmobiliaria, financiera, de valores y de ética)  y con todas ellas en la mochila, algo hemos de haber aprendido todos ya, no??

¿O somos tan zoquetes que aún no nos hemos enterado de las causas de las crisis y las vamos a volver a repetir???

Pues lamentablemente hay más de uno, y de Unos, especialmente políticos, que parece que aún no se han enterado...  Y van dando palos de ciego, pero sin entrar directamente en soluciones para los que realmente podemos hacer algo por el país.
Pues sí,  si estos políticos (todos y de todos los colores) nos dejaran, la solución está en nuestras manos: decencia, generosidad, ideas e innovación.
Si muchas empresas y muchas familias siguen yendo hacia adelante con esas ideas básicas, ¿por qué no seguir con ellas?  Pero que nos dejen, sin acribillarnos a normas e impuestos nuevos.

 Y apartemos a los personajes "toxicos" que no aportan nada positivo, tanto en la política, como en nuestras comunidades, empresas e incluso amistades.  O, por seguir dando mensaje de generosidad; cambiémosles a algo positivo: seguro que toda persona, por muy negativa que pueda parecer, incluso "tóxica" (que expanden lo negativo, tanto en actitud como en aptitud, a los que les rodean) pueden llegar a ser "transformados" en mejores personas, pues al final, muchas veces no es más que miedo o solitud, que si les aportan un poco de cariño, pueden llegar a cambiar a positivo.  No es fácil, pero tengo pruebas de que, a veces, es posible.

Eso es lo que deseo para todos nosotros, familia, comunidad, empresas y paises:  Seamos decentes, generosos, abiertos e innovemos.  Estoy convencida que podremos darle la vuelta a la situación actual.

Y después de mi alegato...  faltaría rematarlo con algo para celebrar que este 2013 va a ser un buen principio.  ¿Por que no una popular y gaditana tortillita de camarones?

La verdad es que la primera vez que las probé fue en Sevilla, y me encantaron.  Luego las he ido probando cada vez que las he visto en algún bar o restaurante, y este verano pasado, en Cádiz, las he tomado 2 o 3 veces por semana (para no abusar ;-)  )

La harina de garbanzo típica para hacerlas (aunque puede usarse sólo de trigo) me la envía desde Sevilla mi buena amiga Nuria.  Gracias Nuria, va por ti!

TORTILLITAS DE CAMARONES
















Ingredientes (para 6)
aceite de oliva virgen extra (AOVE)
- 250 gr. de cebolla o cebolletas (en la receta de hoy, he usado cebolla)
- 150 gr. de harina de trigo
- 50 gr. de harina de garbanzo (si no se tiene, se usa toda de trigo y queda también estupenda)
- 1 vaso de agua muy fria
- un manojo grande de perejil.
- 150 gr. de camarones crudos y  vivos (si es posible, si no, podéis comprar los salados, que también sirven, como he hecho yo)
- sal

Y manos a la obra! :  Se pica la cebolla o cebolleta a trocitos pequeños.
Se coge todo el manojo de perejil, por la parte de las hojas y bien limpia, se corta a trozos no demasiado pequeños, para que se vean bien, cuando ya se haga la tortilla.




Se pone en un recipiente las harinas.  Y sobre ésta se incorpora medio vaso de agua helada. Se remueve bien hasta que quede una textura bien ligada y como un puré ligero. Si se necesita más agua se va añadiendo hasta el vaso entero.






Sobre esa masa, se añaden los camarones, la cebolla troceada y el perejil.


Se remueve bien, con los tropezones bien visibles. Se sala y se remueve de nuevo.



Y ya podemos poner a calentar una sartén con AOVE , y en cuanto esté bien caliente, empezamos a poner una cucharada por cada lado del aceite, sin que se junten.  Se ha de intentar que la masa quede muy esparcida, para que quede una tortillita fina y bien crujiente, y no quede oleosa.

Cuando ya están hechas, se van poniendo sobre papel de cocina y luego ya se sirven.

Son deliciosas! Espero que os gusten.