sábado, 4 de febrero de 2017

Judias con almejas - Beans with clams




Hola de nuevo!
Aquí estamos ya encarando febrero, con poco tiempo para la family pero arañando horas para seguir alimentándonos con productos buenos, sanos y si puede ser también ligeros....que el verano no está lejos ;)
Esta vez volvemos con las legumbres, nutritivas y llenas de fibra, que bien condimentadas nos dan tantos buenos platos.  Este es un ejemplo de buen plato de cuchara.
El de hoy, como siempre, es bueno, fácil y barato.  
Para 6 personas:
1/2 kilo de judías o fabes
5 dientes de ajo
1 ramillete de perejil
1/2 kg. de almejas
1 copita de vino manzanilla
sal y pimienta





Se empieza el día anterior: poniendo las judías en agua mineral, para que se vayan hidratando.
Al día siguiente,  se escurren las judías y se ponen en una cazuela cubiertas con agua mineral nueva, en frío. Y se pone al fuego medio, con una hoja de laurel. Cuando está hirviendo el agua, se le añade medio vaso más de agua. Y cuando vuelva a hervir, el otro medio.  Cuando vuelva el punto de ebullición se baja el fuego un poco, para que siga haciéndose pero sin que las judías se vayan a deshacer. 
Al cabo de media hora, se vigila que no se evapore el agua  y se le echa más agua si le falta. Y se sala.
Se siguen cociendo hasta que al probarlas queden enteras pero tiernas. (Han de tener poca agua, pero suficiente)
Por otro lado, habremos puesto las almejas en agua fría salada, durante al menos una hora, para que vayan dejando las impurezas y arenilla que tengan.
Luego se limpian bien.
En una sartén, al fuego, se pone aceite de oliva, los dientes de ajo picados y el perejil, y se le da unas vueltas para que cojan un poco de color.  Y se le añade las almejas, y una copa de vino manzanilla o jerez y se deja que se vayan abriendo y se salpimentan un poco.
Cuando ya se han abierto, se añaden las almejas con todo su condimento sobre las judías, y se le da unas vueltas en el fuego, para que cojan el sabor de las almejas y se prueban de sal, y si es necesario se le pone un poco más.




Y ya está listo!  Queda suave y sabroso.  Y es un estupendo plato único.