domingo, 17 de abril de 2016

Pechugas de pollo rellenas de espinacas y ricotta - Chicken breast stuffed with spinach and ricotta


Hola de nuevo!

Aquí estamos de nuevo, esta vez con una receta aún más mediterránea que las ya habituales en mi cocina.

Utilizamos el queso ricotta (parecido a nuestro requesón pero algo más ligero y menos espeso) que ya se encuentra en muchas tiendas y que combina con múltiples platos y salsas.

Eso sí, en cuanto lo compres y abras, consúmelo rápido porque en seguida se "oxida" y amarillea, señal inequívoca que ya no está apto para comerlo.



Y qué vamos a mezclar hoy?  Pues un pollo de payés, o ecológico, con un buen ricotta y con espinacas frescas y piñones.  Y por encima de todo, le pondremos unas lonchas de panceta o bacon ahumada, para darle más sabor y color.
Pero si lo que queréis es hacer un plato más ligero, dejad el bacon para otra época ;-) y hacedlo tal cual. sin el envoltorio.

Y lo podéis acompañar o de un arroz basmati, por ejemplo pasado por la sartén con algunos frutos secos, o con una estupenda ensalada, que  siempre viene bien.

Ingredientes
Para 6 personas

4 o 5 pechugas de pollo bueno (payés, corral o ecológico) también se puede hacer con pavo
150 gr. de espinacas frescas (están de temporada!!)
8 cucharadas soperas colmadas de ricotta
1 cucharada de piñones
1 paquete de panceta ahumada en lonchas, puede  ser la pimentada o sin ella.
aceite de oliva virgen extra

Se pone en un bol el queso ricotta
En una sartén se ponen las espinacas con los piñones, una cucharada de aceite y se deja rehogar.
Cuando ya están, se le añade el queso y se mezcla con un tenedor.

Se abren las pechugas por en medio. Se salpimentan.
Yo corté las pechugas en dos y les hice un agujero por la parte interior, para poder rellenar cada uno con la mezcla del queso y las espinacas.

Se cogen las pechugas rellenas y se cubren con la loncha de panceta.
Se ponen en una sartén con un poco de aceite, a fuego medio, y se ponen a dorar. Cuando está hecho por un lado, se riega con un poco de vino o cava que tengas en la necera, y se le va dando la vuelta, al menos por 4 zonas, como si fuera cuadrado, para que se quede bien hecho por todos lados, mientras se mantiene tapado, para que le llegue el calor a todo el pollo.

Una vez bien hecho, se dejan templar, para proceder a cortan rodajas de grosor medio (como un dedo) y ya se pueden emplatar.
Queda un plato muy jugoso y sabroso. Nada que ver con una pechuga sosa y seca...
Probadlo y me decís que os ha parecido.












Y para maridarlo:  combina con un vino rosado, como el Segura Viudas Rosado, de uvas tempranillo y merlot, que le dará un toque refrescante al plato, con un aroma suave floral y también frutal, como la fresa.





Espero que os guste!



domingo, 10 de abril de 2016

mermelada de fresas - Strawberry jam



Hola de nuevo,
Ya llega la temporada de las fresas y sobre todo de los fresones!  
Hace mucho que están en las fruterías y supers, pero era algo de color parecido al fresón, de sabor mínimo y de textura mucho menos jugosa y tierna.

Pero ya están aquí!!  Y al menos se quedarán 3 o 4 meses con nosotros a todo aroma!  
Sólo el color ya enamoran...¿o no?


Y el precio se vuelve mucho más asequible así que es el momento de comprar en cantidad y reservar una buena parte para hacer una deliciosa y casera mermelada, que te permitirá disfrutar de las fresas mucho más tiempo y en múltiples combinaciones. 


Y pongámonos manos a la obra:
1,5 kg de fresones
0,5 kg de azúcar
el zumo de medio limón si es grande o uno entero si es pequeño
 Lavamos bien los fresones enteros con el pedúnculo, para que no les entre agua.
Se les retira y se trocean a pequeños trozos todos los fresones y se ponen en una olla.



Cuando ya están todos cortados, se le añade el zumo de limón.



Y sobre todo ello el azúcar...



Se pone al fuego medio y se va dando vueltas para que el azúcar se vaya integrando en el conjunto y se vaya haciendo almíbar


Se le va dando vueltas hasta que estén todas las fresas bien tiernas y el azúcar  en jarabe.


Se  pasa el minipimer por el conjunto, para triturar la mayor parte de los fresones, pero lo hago de manera rápida para que queden trocitos enteros, que luego me gusta encontrar en la mermelada.


Y tras una hora, YA ESTÁ!
Lo dejas templar y luego que se acabe de enfriar del todo.

Y si aún no has metido la cuchara para probarla...ahora es el momento!  Buena, eh??

Y ya sólo queda meterlo en botes perfectamente limpios (por ejemplo en el lavavajillas, que sube mucho la temperatura de lavado) o si no, hervidos al menos 20 minutos en una olla (tapas incluidas) llena de agua y completamente cubiertos.

Y una vez envasado, se cierra fuerte la tapa.
Y se ponen todos los botes bien cerrados un una olla grande llena de agua hirviendo. Tras 20 a 30 minutos se retiran, se dejan enfriar y ya los teneis preparados para consumir (y los guardáis en la nevera), para regalar a familia y amigos (les encantará!) o para guardar (en sitio seco y fresco) no más de 3 meses.



Y ya sólo tendréis que buscar de qué maneras la vais a disfrutar: en el desayuno, para rellenar pasteles o muffins, para acompañar algún tipo de carne blanca, o con quesos y desde luego para darle el toque a helados o yogures.



viernes, 8 de abril de 2016

Mermelada de naranja sanguina - Blood Orange Jam


Hola de nuevo! 
¿Habéis probado las naranjas sanguinas?  Son esas naranjas que al abrirlas tienen rastro de "sangre" por su pulpa, o sea que tienen sus gajos con partes rojizas y otras anaranjadas, y que tienen un sabor más ácido y más amargo, pero sin llegar a la acided del pomelo.
Son típicas del invierno bien entrado, entre enero y febrero, así que ya quedan muy pocas en los mercados.



Y son deliciosas en mermelada, que se elabora igual que una mermelada de naranja normal pero con un poco más de azúcar. Es una mermelada que sirve no sólo para delicioso desayunos si no también para acompañar quesos en la cena, o para acompañar carnes blancas y darles el toque agridulce.

Preparación

1 kg Naranjas sanguinas bien limpias
1 kg de azúcar
nada más! Si las naranjas fueran las normales, más dulces, le pondría sólo 750 gr. de azúcar y 1 limón, pero como la sanguina ya tiene más acided no hace falta.

Normalmente se pelan bien las naranjas, sin la piel blanca y se deja para darle más esencia la piel bien fina de 1 o 2 naranjas, pero como a nosotros nos gusta un punto más amarga, lo aprovecho todo:
Corto en finas rodajas todas las naranjas, con piel incluida, y lo corto a trocitos. Todo en un plato hondo, para aprovechar bien todo el jugo que va saliendo mientras cortamos.

Se pone en un cazo todo bien cortadito, y sobre la naranja se añade el azúcar.

Y se pone a calentar primero y se lleva al punto de ebullición pero sin dejar que hierva a fuego fuerte.





Se deja a fuego medio durante una hora, para que vaya cogiendo color y consistencia. Ha de quedar semilíquida, no hace falta que quede demasiado espesa.

Cuando se ve que está en su punto, con el almibar bien conseguido, se rellenan unos botes de cristal a los que previamente habremos limpiado bien (en el lavavajillas) o hervidos unos 10 min, en un cazo hondo que cubra (incluidas las tapas)
Se cogen con cuidado, una vez ya templados, sin tocar con las manos la parte interior del bote ni la tapa.
Se llenan casi hasta el borde y se tapa bien.
Se ponen boca abajo mientras se van templando todo y cuando ya está frío se pone en la nevera donde puede estar unos 2 meses (si es que os dura, pues en cuanto la probéis será difícil resistirse a meter la cuchara)
Y es perfecta para regalar cuando vas a cenar a casa de unos amigos o para alguien que valore las cosas bien hechas y caseras.




Espero que os guste!