domingo, 26 de abril de 2015

Tortilla de calçots - tortilla de cebolletas - green onion omelette





Hola,
Hoy os traigo una receta de aprovechamiento.

Supongo que a estas alturas todos sabréis lo que es una calçotada. Ahora ya no sólo se hacen en Catalunya. Me consta que en Madrid y en otras muchas ciudades ya se preparan y se están poniendo de moda.
No sólo es una receta, o una comida. Es todo lo que lo rodea: una reunión de amigos, o familiar, donde te encuentras para celebrar algo o para disfrutar de estar todos juntos,  y, de una manera festiva, comer una parrillada de carne, precedida por los calçots con salsa tipo romesco.  Todo ello regado de un cava bien frío.
Estos calçots se hacen al fuego vivo, a menudo con leña de viña o de pino. Cuando están bastantes hechos, casi quemados por un lado, se les da la vuelta y se casi queman por el otro lado, por fuera, pero tiernos y como caramelizados por dentro se sacan del juego y se ponen en monojos de unos 20, envueltos en papel de periódico y se dejan al menos 15 minutos para que se acaben de hacer por dentro. Y ya viene lo mejor.
Se ponen en el centro de la mesa y todos se ponen alrededor y van pelando cada calçot y lo pasan por la salsa de romesco y se van comiendo la parte tierna, elevándolo sobre la boca. Buenísimo y divertido!!

Os recomiendo mucho que vayáis a algún restaurant que las preparen o las hagáis en alguna casa de campo. Os divertiréis y disfrutaréis de algo bueno pero diferente.

Pues vamos ya a lo del aprovechamiento...

 
Tras una estupenda calçotada hecha en casa, nos sobraron bastantes calçots que no queríamos tirar, pero tampoco recalentar para otro día. Así que pensamos que si se hacen tortillas de todo tipo de relleno, por qué no iba a ser buena una de calçots... asi que me puse a pelarlos todos y corté a trocitos la parte tierna.

Aparte, batí 1 huevo más que el número de comensales (en mi caso puse 5 huevos, para 4 personas), bien batidos y con un poco de sal.  Se le añaden los calçots, y a la sartén, bien calentita, con un poco de aceite.
 
 
La dejáis hacer por un lado, y que se vaya cuajando, luego le dais la vuelta, la dejáis un poco más hasta que esté bien hecha y ya está!  Ya la podéis disfrutar con una ensalada, o con verdura, o con unos ricos tomates.

Brut Vintage 2010 | Heredad Segura Viudas



Y lo podéis acompañar, como en la calçotada original, con una buena copa de cava bien frío.
Por ejemplo el Segura Viudas Brut Vintage, con finas burbujas y un aroma que le proporciona mucha frescura.


lunes, 13 de abril de 2015

Quiche de espinacas, jamón ibérico, queso y piñones- Quiche with spinachs, spanish ham, cheese and pine seeds



Buenos días!!
¿qué tal os sienta la primavera?  A algunos las alergias les hacen perder la ilusión por el cambio pero para los que tenemos la suerte de no padecerlas, el aumento de la luz nos carga de energía y nos hace desear disfrutar del tiempo libre en el exterior.
Por el entorno en el que vivo, tengo muy a mano el campo y las viñas así que percibo muy de cerca el cambio de las estaciones.
aquí os dejo unas fotos de mi entorno y lo precioso que está estos días. ¿Cómo voy a quedarme en casa? ;-)

Los almendros transforman sus flores en fruto



Y ahora ya toca el turno a la receta de hoy: primaveral para empezar con las cenas frías ya que está tan buena fría como templada.

Y nos vamos a por una quiche, de las que podéis hacer con los ingredientes que tenéis en casa o los que he utilizado yo.

Ingredientes
1 masa de hojaldre o de masa quebrada
4 huevos
200 gr. de espinacas frescas o congeladas
un puñado de piñones
100 gr. de jamón cortado casi en juliana
1 bote pequeño de nata líquida
4 cucharadas de queso mascarpone o alguno cremoso
3 cucharadas de queso emmental rallado
un poco de sal y pimienta recién molida
Se enciende el horno a 200º
se prepara la base sobre un molde, dándole la forma adecuada, para que suba por las paredes. y se pincha en el centro varias veces. Le podéis poner otro papel vegetal de horno cubierto de alguna legumbre para que no pierda la forma.
se mete en el horno 10 minutos.
Se vuelve a sacar y se rellena con la preparación que habremos hecho en esos 10 minutos:
por un lado limpiaremos las espinacas y las pondremos en una sartén con una gota de aceite para que pierdan el agua. en 5 minutos ya estarán. se salpimentan
en un bol, se baten los huevos, se le añade la nata, el mascarpone y se le salpimenta. se mezcla todo bien.
Luego se le pone el jamón bien cortadito, los piñones y las espinacas y con todo bien mezclado se vuelca sobre la base.
Se espolvorea el queso por encima y se mete en el horno, que bajaremos a 180º.
En unos 20 minutos ya estará cuajado y listo para sacar. Aconsejo que sobre los 15 minutos se le eche un vistazo no se vaya a quemar por encima. Si se tuesta más de la cuenta, cubrir por encima con una hoja de papel aluminio.
Cuando esté templado o frío lo desmoldáis y ya se puede presentar.
Espero que os guste!







sábado, 11 de abril de 2015

Limoncello al estilo de Sorrento

Hola de nuevo,
 
Aquí estoy con la última cosecha de limones. Tenemos un sólo árbol en el patio pero este año ha dado tantos limones como si tuviéramos cuatro.
Y de una calidad excelente. Y desde luego: agricultura bio, ecológica y orgánica ...el árbol sólo se riega con la lluvia y no le echo ningún producto ni químico ni de cualquier otro tipo.
Asi que tengo unos preciosos limones D.O. mi casa ;-) y cosecha 2015.

 

Y con tanta cosecha que menos que dedicar unos cuantos a hacer un estupendo limoncello.

Los orígenes de este licor se pierde en el tiempo. Hay referencias de 1900 de la zona de Sorrento y la costa amalfitana. Pero se dice que se pudo ya elaborar en algún monasterio de la Edad Media o incluso que llegara a Italia procedente de los sarracenos.


Ingredientes
9 limones, mejor si son bios, para que no lleven ningún tipo de pesticida ni químicos sobre su piel.
1 litro de alcohol alimentario (no del alcohol de farmacia)
1 litro de agua
700 gr. de azúcar

Estos son los ingredientes utilizados por litro de alcohol, pero como yo conseguí 3, he triplicado todos los ingredientes.
No sé si para vosotros es fácil o no conseguir el alcohol, pero aquí hace años, en las bodegas y tiendas de vinos, te lo vendían, pero ahora está prohibido. Así que como vivo en zona de bodegas y alcoholeras, he conseguido esos 3 litros.


Empezaremos lavando bien los limones, los secamos y los pelamos, que va a ser lo único que utilizaremos del limón.  Y como aquí no se tira nada, el zumo de esos limones, los utilizaré en otra receta que he de colgar: la crema de limón con leche condensada, buenísima.
Se pelan los limones de manera que quede fina sin la parte blanca. Lo que da esencia y color al limoncello es sólo, aunque parezca increíble, esa piel fina en contacto durante días con el alcohol...

 
Pues bien, una vez pelados todos los limones, se ponen las pieles en un recipiente bien limpio, de cristal, con 750 cc de alcohol.  Se tapa bien, y se deja en un armario que quede oscuro y seco, por 4 semanas. Yo he utilizado un bote de cristal grande de 4 litros, donde me habían regalado hace tiempo unos melocotones en conserva. El resto de alcohol, lo guardas bien identificado en un armario, pues lo utilizaremos en unos días.

 
 
El bote, cada tres o cuatro días,  lo he movido un poco, por si dejan ir más esencias la peladura del limón, pero no creo que haga falta.
 

En esta próxima foto veréis como queda el bote con las peladuras, una vez ha dejado ir color, sabor y esencia, y a la derecha, como queda después de añadirle el jarabe de azúcar, una vez ha pasado el periodo del mes.

 
 
 
Una vez pasa el mes de reposo, cogemos un puchero, lo ponemos al fuego con el azúcar y el agua y lo ponemos a calentar a fuego vivo pero no en el máximo.  Se le va dando vueltas para que el azúcar se disuelva totalmente en el agua y pierda la transparencia.  Cuando está justo a punto de empezar a hervir, se aparta del fuego y se deja enfriar.
 
Se coge un trapo de cocina bien limpio y en un recipiente grande, de cristal, y seco, se pasa primero, a través del trapo, el alcohol, sin las pieles. Y sobre este alcohol, se le añade el jarabe de azúcar, cuando esté frío.  Y a esto se le añade los 250 cc de alcohol que habíamos dejado guardado desde el principio.
 
Y se tapa el bote y ésta vez se deja 40 días de reposo en lugar seco y oscuro.
 

 
 
Ya se va acercando la hora de probar nuestro magnífico licor....  Una vez pasados los 40 días, colamos todo a través de un trapo, para que deje cualquier posible resto o impureza y ya podremos embotellar en botellas pequeñas de medio litro, o las que tengáis a mano, y que sobre todo han de estar bien limpias y secas.
Y a disfrutarlo!!! Eso sí, con mucha moderación que tiene una alta graduación, y como se toma muy frío, es fácil de beber. 
 
La botella que tengáis a mano, la podéis guardar en el congelador. Lo tendréis siempre a punto.
 
Quien lo pruebe...decidme que os ha parecido!  A nosotros nos encanta!
 

 
 

milhojas de fresas y nata - Puff pastry with strawberries and cream

Hola mundo!  Qué hay de nuevo?
Vuelvo a la blogosfera con una receta rápida para hacer un postre de domingo en 20 minutos.
Seguro que vosotros tenéis más tiempo que yo, pero para los estresados naturales ;-) o los tranquis que quieran hacer postres en muy poco tiempo con productos que seguro que tenéis en vuestra nevera, éste es vuestro blog.  Casi todo lo que publico necesita menos de 1/2 hora de preparación!!


HOLADRE DE FRESAS CON NATA

Sólo necesitáis una base de hojaldre de las que venden en los supers en la zona de refrigerados, unas fresas y una nata montada o por montar, como la que usualmente utilizo yo, que tengo en la nevera tanto para montar cuando la necesito, o para usarla como nata líquida si no la quiero montada.

- 1 base de hojaldre
- fresones de plena temporada
- nata montada
- azúcar glass

Enciendes el horno a 180º
Mientras, limpias los fresones bajo el agua, con el rabillo incluído, para que no pierdan sabor, y una vez limpios, les sacas el verde y los fileteas.
Por otro lado, aplanas la hoja de hojaldre y la divides en 3. y la metes en el horno, pinchándola con un tenedor pequeño, para que no suba.
en 10 minutos ya estárá.
En cuanto está fría, montas el plato, con el hojaldre, la nata montada y azucarada, los fresones, y otra vez hojaldre.
Y pon encima azúcar glass. 
Que fácil, no?  Es otra manera un poco más mona de comerte unas fresones con nata.

Ah! y si tenéis nutella-lovers por casa, otra manera de hacerlo es, en una de las capas, ponerle nutella.

mmm, delicioso!

Y para acompañarlo... qué bebes?  Pues se puede maridar con un buen cava dulce, como el Freixenet Malvasía 2009, que tiene un gran sabor para acompañar postres y/o platos salados tipo foie.

Qué os aproveche!!!