miércoles, 6 de noviembre de 2013

Humus (o crema de garbanos con tahini)

Una receta diferente, procedente de la cocina árabe, que se ha ido adaptando a las cocinas de todo el mundo y también a las nuestras.


Es una crema suave y especiada, que es perfecta para dipear o para acompañar unas tostaditas en una cena informal.


Para preparar la tahini, si no lo compráis en un comercio especializado, es así:
- 2 cucharadas de semillas de sésamo tostadas
-  3 o 4 cucharadas de aceite de oliva suave
- un pizco de sal
se tritura bien, hasta conseguir una pasta ni muy espesa ni demasiado ligera.
Por otro lado se cogen dos botes de garbanzos cocidos o se cuecen 1/4 kilo de garbanzos a los que se ha tenido la noche anterior en remojo, hasta que están enteros pero bien cocidos.


Se tritura en un robot, thermomix o en un vaso batidor, y se le añade la tahini, un diente de ajo a trocitos, el zumo de medio limón, un poco de comino en polvo y pimentón dulce. Y un poco de perejil. Y se riega con aceite de oliva virgen extra.
Una vez triturado, se pone en un plato, se hacen unos surcos circulares y se añade un poco más de pimentón, perejil y un poco más de aceite.  Y a dipear!! o directamente a cucharadas!



domingo, 3 de noviembre de 2013

panellets


Esta receta es típica de la época en la que estamos: Todos los santos y en Cataluña se acostumbran a hacer o a comprar en pastelerías y a acompañarlos de castañas y boniatos hechos en las brasas, si tienes chimenea o al horno.  Y todo regado con vino dulce moscatel, o malvasía o un cava dulce, como el Malvasía de Freixenet, un cava muy especial, con muchos años de crianza y que está especialmente indicado para acompañar el postre.
.
Eso sí: de estas recetas tradicionales, hay casi tantas como cocineras, así que publico la que hemos hecho en casa desde siempre, que no quiere decir que sea ni la mejor, ni la peor, si no la mía, la nuestra.

Ingredientes (para muuchos panellets, salen unos 2 kilos)

1 kg. de almendra molida
1/2 kg de azucar
1 boniato grande hervido
300 gr. de piñones
300 gr. de almendra troceada pequeña
200 gr. de coco rallado
20 ciruelas pasas
20 orejones
1 huevo batido


Se amasa durante 15-20  minutos, a mano o con amasadora, la almendra molida, el azúcar y la carne del boniato hervido.

Tiene que quedar todo perfectamente integrado y con una textura suave pero firme, que luego se ha de moldear.

Se le deja reposar al menos una hora y se hacen bolas, con las dos manos. Una tras otra hasta que tengáis toda la masa en forma de bolas.  Os recomiendo que os ayudéis por hijos o hijas, sobrinos o hijos de amigos, pues es el típico plato para hacer y preparar con niños.  Disfrutaréis todos, mientras los hacéis y luego, cuando os los zampéis.




Y os ponéis a rebozarlos de almendra picada, de piñones, con coco rallado o le ponéis alguna fruta seca o membrillo.  También podéis mezclar con un poco de masa inicial, mermelada de fresa, y así quedarían panellets de fresa.

Una vez todos ya preparados, se ponen durante 10 minutos en el horno a 200º.
Cuidado que no se os quemen! Más vale poco hechos que demasiado. En mi caso me han quedado un poco más tostados por encima, pero jugosos y deliciosos por dentro.







Espero que os gusten!

Quiche de espinacas y salmón marinado (Spinach and marinated salmon Quiche Lorraine)

Hoy toca plato fácil pero de lujo: una estupenda quiche, con espinacas del huerto (de alguien :-)  y salmón marinado casero.

Las espinacas son frescas, no congeladas, ahora que aún se encuentran algunas en el mercado, aunque su época perfecta es la primavera. Pero con este tiempo que aunque estemos ya en noviembre parece primavera, aún se encuentra mucha fruta y verdura a buenos precios y de temporada estival, más que invernal

El salmón marinado, ya sabéis si seguís mínimamente este blog, es uno de mis platos favoritos y que lo meto en mil y una receta. así que si queréis coger la mía, la tenéis aquí

Y vayamos ya por la receta:


Una masa refrigerada de masa brisa
4 huevos
100 ml. de nata líquida
2 cucharadas de queso philadelphia
200 gr. de espinacas frescas
200 gr. de salmón marinado a trocitos
sal y pimienta y un poco de aceite de oliva


Siguiendo las instrucciones del fabricante se mete la masa brisa en el horno, durante unos 10 minutos para que quede cocida, pero no del todo.
En una sartén, se pone un poco de aceite y se saltean, hasta que dejen toda su agua, las espinacas. Con unos minutos, ya hay bastante. Luego se salpimenta.

En un bol grande, se baten los 4 huevos, bien batidos, se le echa un pellizco de sal y se añade la nata, y se sigue batiendo. Luego el philadelphia, y se sigue batiendo y por fin las espinacas y el salmón.  

Se pone todo esto sobre la masa brisa  y se mete en el horno, unos 10 minutos a unos 180º.
Comprobar que esté cuajado y ya lo podéis dejar a temperatura ambiente hasta que quede templado o frío.




Y a disfrutarlo!  Y para acompañarlo, nade mejor que una copa de cava brut bien frio.


¡Qué aproveche!