martes, 28 de agosto de 2012

Marmitako o guiso de bonito

Tenía esta receta guardada de primeros de julio, cuando estaba el bonito en su pleno apogeo y en el mercado estaba a buen precio y mejor aspecto. 

Así que antes de que se me olvide algún paso o ingrediente, lo dejo aquí escrito, para cuando lo quiera volver a hacer y para compartirlo con quienes lo podáis leer.  

Sin ser un plato típico de Catalunya, si no del Norte, no deja de ser un plato de pescadores, donde se mezclan productos de la huerta con pescado y en el que lo importante es el chup-chup del sofrito y la calidad de los ingredientes.


Ingredientes para 10 (ese día tuvimos invitados)

- 2 kilos de bonito. (yo compre uno entero, que hacía como 4 kilos y medio y le pedí a la pescadera que la mitad me lo partiera en lonchas gordas, como de dos centímetros y medio, para de allí hacer los tacos de bonito. El resto del bonito, me lo cortaron en filetes, y los hice simplemente encebollado, otro día.
- 10 patatas nuevas de tamaño medio
- 2 cebollas grandes de Figueras, de las rojizas, a trocitos
- 2 pimientos verdes, a trocitos
- 4 pimientos choriceros, enteros
- 4 tomates maduros, rallados
- 5 dientes de ajo
- 1 vaso de vino blanco
- 2 vasos de agua
- pimentón picante o dulce según gustos (el mío picante)
- sal y pimienta
- aceite de oliva
-------------------

En una cacerola grande (en mi caso, usé una que tengo de hierro colado que va estupendo para todo tipo de guisotes y arroces caldosos) se cubre la base de aceite y se pone a calentar y se le echa la cebolla primero y 3 minutos más tarde el pimiento verde. Cuando está bastante hecho, se le añade el tomate rallado y se salpimenta. Se deja que se vaya haciendo a fuego lento, y se va removiendo cada poco.
Cuando está todo ya doradito, se le añaden los ajos laminados, y los pimientos choriceros. Se le da unas cuantas vueltas, para que vaya juntándose bien todos los distintos sabores. y por último se sazona el sofrito con el pimentón, procurando que no se queme, solo se rehoga.





Y ya le llega la hora a las patatas. Se trocean de manera que le das un corte con el cuchillo a la patata sy sin llegar a cortar el trozo completo, lo desgajas del resto de la patata, para que aparte de quedar trozos irregulares, esos restos de patata que no quedan uniformes, al irse cociendo, van dando más espesor al conjunto y se consigue un caldo con mejor consistencia.

Al añadir las patatas al sofrito, se les da unas cuantas vueltas para que cojan color y sabor, y después se riegan con el vino y el agua. y se salpimenta a gusto.
Y se deja que se vaya haciendo media hora a fuego lento.  
Los pimientos choriceros, mejor abrirlos longitudinalmente, para que vayan dejando todo su sabor y su carne al resto del conjunto.

Ya sólo queda añadir los tacos de bonito, que se cuezan todo junto unos 7 u 8 minutos y rectificar de sal y pimienta, si es necesario y ya se puede servir.





Apetitoso, no?

viernes, 24 de agosto de 2012

habas con jamón serrano y menta

Aquí va una típica tapa de primavera, o con las habitas congeladas o de bote, se puede hacer en cualquierr época del año.

Se trata de mezclar habas, con jamoncito del bueno y menta (y como me doy cuenta que la menta es muy habitual en mis recetas, ya he hecho una nueva etiqueta con el nombre de esta estupenda y fresca planta)

Se pasan por la sartén en un buen aceite de oliva virgen jamón serrano a trocitos, con habas ya hervidas y menta trinchada.  Se salpimenta y se sirve.
Se puede tomar a temperatura ambiente o caliente, según época o gustos.

En casa, a veces también lo riego con media copa de cava, después de darles unas vueltas en la sartén. Cambia un poco el toque de atención, y se reparte más entre el jamón, la menta y las habas. Cuando lo hago sin cava, sobresale más el sabor de los dos primeros.


martes, 21 de agosto de 2012

Mi preferida: Pizza de cebolla, sobrasada y albaricoque

Hoy toca pizza !

Normalmente los viernes cenamos pizza, si estamos en casa, pues es fácil, no nos da mucho trabajo y es como una cena más informal que da pie a conversaciones más relajadas que las del día a día de trabajo y cole, que no está una con mucha paciencia y tranquilidad ;-)

Y de entre todas las que hacemos, que son  muchas y de variados ingredientes una de las que a mí me gustan más es la que presento hoy:

La pizza de cebolla, sobrasada y albaricoque.

La idea la he sacado rememorando los desayunos de hace dos veranos en Mallorca, con sus deliciosas ensaimadas con albaricoques y sobrasada.
Así que pensé, si ambos ingredientes quedan perfectos para una receta dulce, seguro que también para una salada...y aquí está.

Ingredientes:

Masa de pizza (en mi caso la refrigerada finísima de Buitoni) 
mozzarella rallada
2 cebollas, cortada finita
3 albaricoques, los puse sin pelar, troceado fino
sobrasada, la puse de cerdo negro de Mallorca, buenísima!

Lo vais repartiendo según la foto o como queráis, lo metéis en el horno a 220º unos 10 minutos y a comer!!!


Si no tenéis albaricoques, lo podéis hacer con melocotones, y  se puede hacer tantas variaciones como cocineros que la hagan.

Si la probáis, ya me diréis...

La foto de la pizza ya hecha, lo siento pero ya no la hice... en cuanto salió del horno le hincamos el diente tan rápido que no me dio tiempo...

En cuanto la vuelva a hacer, que será pronto, la cuelgo...si es que me da tiempo esa vez...

domingo, 19 de agosto de 2012

clásico salmorejo cordobés

Me he dado cuenta que, pese a haber publicado una variante de salmorejo, hace ya dos meses, con fresones, no había colgado la clásica, la que hacemos en mi familia desde hace muchos años, desde que una rama de mi familia, apareció por motivos de negocios por Córdoba, y allí se asentaron para crear una empresa y una gran familia.

Luego, los hijos y los nietos se fueron desperdigando por el mundo y ahora tengo familia por todos lados (qué suerte!) y mi rama se quedó en Barcelona, donde he nacido yo.

Y volviendo al tema que quería dejar aquí, voy a explicar cómo lo hacemos en la familia, que díría que es un clásico,  pero que puede que sea sólo el clásico de mi casa...

Ingredientes para 5 personas

- tomates (cuanto más naturales, mejor sabor), pueden ser de tipo pera, o de los que más os gusten, pero que sean carnosos y maduros.  Dependiendo del tamaño pueden ser más o menos, pero si son de tamaño medio, yo calculo 2 por persona.  Se lavan y se pelan.
- 1/2 barra de 1/2 kilo, a la que pondremos en remojo un rato.  Una vez bien empapado, se le quita lo máximo de la corteza (para que no sepa demasiado a pan) y se escurre.
- 1 diente de ajo, al que se le saca la parte central, para que no repita. (si os encanta que sepa mucho a ajo, podéis ponerle 2). A mi me gusta que se note, pero no que predomine.
- aceite (en este caso le solemos poner de oliva, pero no virgen, para que aporte la untuosidad y grasa necesaria, pero sin tanto sabor como el virgen) - 1/2 vaso de agua
- vinagre- un chorreón - normalmente le pongo de jerez, pero puede ser del que más os guste. El que no recomiendo es el de módena, que desvirtuaría el sabor que se busca.
- una pellizco de sal.
- 2 huevos duros
- 50 gr de jamón serrano (mejor cortado grueso y cortarlo a pedacitos o dados)


Se pone en un vaso batidor el pan escurrido, el ajo y el aceite y se empieza a batir a velocidad media (como si hiciéramos una mayonesa) para que se vaya triturando pero a la vez cogiendo consistencia. Se le añaden los tomates y se sigue batiendo. Luego el vinagre y por último la sal.
Se bate todo bien, a velocidad alta, hasta que quede una consistencia de puré, untuosa y lisa.

Se prueba y se rectifica de vinagre y/o sal, si es necesario.

Se sirve en cuencos y se le añade huevo duro y jamón.




Me encanta!!!

viernes, 17 de agosto de 2012

Pulpo a la gallega (sin patata)

En buena época para pescar pulpos, los que los vamos a buscar a las pescaderías, tenemos ahora buena variedad de pulpos para elegir: pequeños, medianos, grandes y "tiburones" (justo hoy he visto uno que debía pesar al menos 6 o 7 kilos...)

El que me ocupa en esta receta es de los pequeños. Pesaba dos kilos y medio. Así que no ha dado para mucho: las patas para hacerlo a la gallega y el resto: puntas y cabeza para hacer un buen guisote. 
Ingredientes (para 4 personas)

  1. Un pulpo de 2-2,5 kilos (si es mayor, ningún problema pues se puede hacer todo y reservar luego para varios guisos durante toda la semana)
  2. Dos hojas de laurel
  3. un puñadito de sal
  4. pimenton dulce
  5. pimenton picante
  6. sal gorda o flor de sal
  7. aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Primero de todo: meter el pulpo en el congelador, en cuanto lo compréis, en la misma bolsa.
Al día siguiente, o cuando lo queráis hacer, lo sacáis con unas cuantas horas de antelación y una vez descongelado lo laváis bien.
Congélandolo previamente conseguiréis asegurar que quede tierno, sin tener que "asustarlo" haciendo varias "entradas" del pulpo en agua hirviendo.

Se pone en una olla unos dos litros de agua a hervir. Cuando ya está en ebullición, se le añade el laurel, y un poco de sal, pero poca, que luego ya le añadiremos más. Y después el pulpo entero limpio. Y se baja el fuego, hasta medio.

En media hora está listo.
Se saca el pulpo, se trocea a conveniencia,  y se aprovecha las patas para ponerlas en rodajas, sobre un plato de madera, u otra fuente que tengáis, y le rociáis con pimentón (más dulce o más picante según gustos), sal maldon y un chorreón de buen aceite de oliva.





Otra manera de presentarlo, y que en casa también nos encanta, es hacer lo mismo, pero sobre unas patatas hervidas.  Quedan buénísmimas y con una ensalada, ya tendríais un plato único.

Espero que os guste.


jueves, 2 de agosto de 2012

Ensalada de escarola, panceta, piñones y parmesano

Ya de vacaciones, es tiempo de platos fáciles, nutritivos y coloridos, así que: si además puede ser perfectamente un plato único para la cena, nos ahorramos lavar más platos de la cuenta y acabar antes. ¡Qué la noche veraniega nos espera para dar un saludable y apetecible paseo!




Para esta ensalada sólo necesitáis, según la gente que se apunte:

  1. una escarola grande (si sois 6) o media pequeña para dos,  o una bolsa para uno, si es plato unico o para dos, si compartís alguna cosa más.
  2. panceta, o bacon a tiritas.  A mi me gusta la que lleva la que está curada con pimienta ya que le da más sabor y un punto de picante.  Se frien sin aceite en una sartén, hasta que quede doradito y dejen ir la mayor parte de su grasa.
  3. piñones, que se pasan por la misma sartén con un poquitín de aceite para que queden tostados
  4. lascas de parmesano
  5. AOVE (aceite de oliva Virgen Extra, sal y vinagre (en este caso prefiero que no sea de Modena, sino más bien uno de manzana)
Ya sólo queda mezclarlo bien en una ensaladera: la escarola cortada pequeña, bien limpia y sin agua, con la panceta bien doradita y los piñones.  Se aliña a gusto y se pone por encima las lascas de parmesano finito.  Fácil, no?





En la foto aún no estaban las lascas de parmesano...
En cuanto las puse, son lo zampamos en un santiamén y cuando me acordé que no había hecho la foto del resultado final ya era tarde...
Otro día, como ésto me pasa muy a menudo y muchas recetas se me quedan en el tintero por falta de foto, quizá saque la foto del plato siendo rebañado por alguno de mi familia...

Buen verano!!!!!!